Connect with us

béisbol

Tatis padre: “Se fue la presión de los 50 años”; Mallén destaca su gestión exitosa

Published

on

Desde el primer día, el conjunto de las Estrellas Orientales se presentó con mentalidad de campeón, meses antes de ganar el título, el miércoles, del campeonato de béisbol en seis partidos ante los Toros del Este. No crean que fue a partir del inicio de la temporada regular. Antes ocurrió desde la apertura del entrenamiento de precampaña.

Y aunque San Pedro de Macorís está de fiesta, las llagas que hubo que sanar son desconocidas, pero las hubo, aunque ni Fernando Tatis padre, ni el presidente del conjunto, José Mallén padre, la mencionaron. Como siempre ocurre, la mejor noticia está dentro de las paredes de los “club houses” (camerinos) de los equipos.

“Lo dije desde el primer día. Este equipo va a ser campeón”, señaló Tatis con la calma que lo caracteriza, la misma que alabó Alfredo Griffin, un exjugador y dirigente de este conjunto.

Gracias al dirigente se borró la franja más larga de un equipo sin ganar un campeonato de la pelota profesional y así se borraron las cinco décadas de sequía. “Claro que sí, se fue la presión de los 50 años”, dice Tatis.

No sólo Tatis tenía esa opinión sobre las Estrellas. El entonces gerente general de las Águilas Cibaeñas, cuando DL le preguntó a qué equipo veía como rival a tomar en cuenta, no dudó en mencionar y resaltar a las Estrellas Orientales. “Nos incorporamos todos juntos”, opina Tatis, que el pasado año estuvo

Para llegar a conquistar la corona fue necesario, en apariencia, hacer un saneamiento. “Encontrarte con tantos problemas y tantas dificultades en un equipo, tantas cosas”, señala Tatis. “Sacar lo que no sirve. Eso fue lo primero. Hay que tomar lo que sirve”.

Mallén padre lo ve de esta manera: “hemos tenido situaciones internas que no salen a la luz, pero gracias a Dios con el trabajo que se hizo se logró conquistar todo lo que necesitábamos”. Era la meta buscada.

El que desee jugar

La lección que Tatis padre refleja es muy directa. Esta liga con tantos peloteros comprometidos con las organizaciones de Grandes Ligas y en otros casos con el béisbol asiático, deja un margen estrecho para el que desea jugar. Es en ese pequeño tramo donde el pelotero debe decidir qué es lo que quiere.

“Peloteros que tengan deseo de jugar, eso es lo primero”, dice Tatis padre. “Uno que dé el 100 por ciento en el terreno de juego” y esto es independientemente de cual sea su estatus en el béisbol estadounidense o asiático.

Su hijo, un cotizado prospecto de los Padres de San Diego, se quiso uniformar y su padre ofreció un reflejo del caso, no tanto por su retoño, sino por el nivel que tiene y el deseo de vestir una franela: “hay una diferencia entre el que lo quiere hacer posible y aquél que cree que es posible. Esa es la gran diferencia”.

Gestión exitosa

Mallén padre sabe que hace 50 años el equipo no ganaba. Pero con la corona en su poder invita a que no se fijen en ese largo tramo, sino más bien en sus 11 años que lleva de gestión. “Hablan de 50 años”, señala Mallén. “Lo único que yo puedo hablar es de mi responsabilidad que son 11 años. Hemos ido a seis semifinales y tres finales y ahora logramos el campeonato”. Con el resumen ofrecido de sus logros, lo compara con el de las Águilas Cibaeñas. “Si uno ve los récords de los últimos 10 años, son muy similares. Los exhorto a que miren eso”. Veamos. Las Águilas tienen cuatro finales y un título y las Estrellas tres con una corona. Pero además, el conjunto cibaeño ha asistido a seis semifinales y las Estrellas a cinco. Punto para Mallén.

Tras el out final

El refuerzo venezolano Héctor Giménez realizó el out 27 del sexto juego de la final que dio el título a las Estrellas, un batazo en foul por la inicial conectado por el también venezolano Juan Apodaca. Los jugadores salieron a celebrar con más ansias que ningún equipo de conjunto de cualquier deporte.

Pero no sólo ellos. La verja del lado izquierdo fue derribada por los fanáticos que se lanzaron al terreno a festejar con sus héroes. La estampida fue tan irrefrenable, que una dama colgó “literalmente” de la verja de sus interiores entre el terreno y la grada, hasta que fue otros fanáticos la rescataron de tan llamativo momento.

Fiesta y que siga la rumba

En San Pedro se amaneció. El Malecón a las 5:00 a.m. seguía tan encendido como el sol abrasador de la playa. Para hoy la Sala Capitular lo declaró no laborable a partir del mediodía y desde ahí hasta el domingo todo será fiesta. El desfile se espera para el sábado en horas de la tarde. Una reunión, ayer en la tarde, determinaría los detalles finales.


Continue Reading