Connect with us

DEPORTES

Rafael Uribe: “Estamos participando con el grito al cielo y vamos a seguir, pero los números están rojos”

Published

on

SANTO DOMINGO. La fiesta de las ventanas clasificatorias rumbo al Mundial de baloncesto, China-2019 pone a disfrutar a muchas personas, fanáticos especialmente, pero deja con dolor de cabeza a algunos países. En ese grupo está República Dominicana.

El costo se ha dejado sentir sea de visita o en la casa. No importa donde se juegue. Hasta ahora los números están “en rojo”, según el presidente de la Federación Dominicana de Baloncesto, Rafael Uribe.

En Puerto Rico es diferente según publicó El Nuevo Día a mitad de septiembre. El presidente de esa Federación Yum Ramos ha ido más lejos. “Hemos podido pagar los gastos que conllevan las ventanas y varias deudas anteriores”, declaró Ramos al periodista Carlos Rosa Rosa.

Uribe toca el tema, aunque sin dar los números “rojos” que señala.

—¿Qué tal, en términos económicos, la experiencia de las ventanas?

Nosotros hemos hablado, algunos presidentes de diferentes federaciones y estamos con el grito al cielo.

—¿Cuánto es el monto en proemdio de una ventana?

Una ventana te puede salir por más de 100 mil dólares. Cuando tú multiplicas cuatro o cinco ventanas es bastante costoso

—¿Cuál es la aspiración de la Federación Internacional de Baloncesto en términos económicos?

La Federación Internacional en su último Mundial que fue en España (2014), ellos calcularon 50 millones de dólares, con este nuevo sistema de competencia ellos están calculando que van a subir a casi 200 millones de dólares.

—Este es el modelo tipo FIFA (clasificación para el mundial de fútbol). La FIFA si reparte fondos, ¿qué tal el caso de la FIBA?

Ellos (la FIBA) están detrás del sistema que tiene fútbol, que con concepto de la televisión pueden favorecer a las diferentes federaciones que participamos, pero eso todavía no ha comenzado a llegar.

—¿Quiere eso decir que los fondos aún no llegan?

Entendemos que no ha sido tan beneficioso para países como nosotros, que es demasiado costoso.

—¿Será porque el proyecto está en un principio. Qué le preocupa?

Entiendo que por lo menos la señal de la televisión debiéramos los países tenerla porque hay muchos patrocinadores locales que nos han quitado el patrocinio.

—¿Tiene en agenda plantear estas quejas a la FIBA?

En noviembre tengo que ir a Suiza a la FIBA, porque tengo un sinnúmero de planteamientos. (Por ejemplo) todos los oficiales de FIBA y los árbitros los cubre la federación local que es un costo. En eso se te van 10 mil dólares en hotel.

—Eduardo Najri es un pilar para este proyecto mundialista ¿qué tal el acercamiento con él con respecto al tema económico?

Hay cosas que uno ve que no proceden. Tengo a Eduardo Najri que no sé cómo le voy a entrar, porque es realmente una gran carga cada vez que hay una ventana.

—¿Puede mencionar otro país con una experiencia similar a la de aquí?

He conversado con Panamá y otros países más y estamos con el grito al cielo con este nuevo sistema. Nosotros fuimos a Valencia, pero tuvimos que alquilar un chárter para dormir un solo día.

—¿Por qué se hace tan difícil la transmisión de televión para el país?

No pudimos acceder a obtener la señal de la televisión porque costaba medio millón de dólares. Los 12 partidos costaban medio millón de dólares, solamente la señal. Entonces es algo inalcanzable. Países como Puerto Rico, (la empresa televisiva) WAPA compró la señal; en Argentina una televisora la compró. Aquí ninguna televisora se interesó.

—¿Eso signica menos ingreso por televisión?

Nosotros estamos participando con el grito al cielo y vamos a seguir participando, pero los números están rojos.

—De todas maneras, ¿este proyecto de la FIBA continuará?

Ellos anunciaron que comienza el próximo clasificatorio en el mes de noviembre de 2019.

—¿Es esto común a todos los países miembros de la FIBA?

Hay algunos países que están cómodos con el nuevo sistema de competencia. Pero países como nosotros que tenemos que sacar visa, coger un avión, es bastante costoso.


Continue Reading