Regresan Manatíes a su hábitat natural


Luego de un arduo proceso de preparación de más de tres meses y un delicado traslado que inició en horas de la madrugada de ayer domingo, el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales reintrodujo con éxito a su hábitat natural a los manatíes Juanita, Pepe y Lupita, que llevaban varios años en el Acuario Nacional.


Esta iniciativa comenzó con un cambio de rutina en la alimentación de los manatíes, estudios médicos y concluyó con más de tres horas de traslado y colocación en la costa en un hábitat controlado hasta que logren su adaptación a este nuevo ambiente.


Orlando Jorge Mera, ministro de Medio Ambiente, destacó que introducir estos mamíferos acuáticos en Bayahíbe es un hecho histórico, porque es la primera vez que las autoridades medioambientales del país asumen una decisión de esta envergadura que procura la preservación de los manatíes antillanos (Trichechus manatus), especie que se encuentran en peligro crítico de extinción. Riguroso traslado.


Los mamíferos fueron transportados desde el Acuario Nacional bajo un riguroso protocolo de seguridad para reducir el estrés que les provoca el movimiento de los vehículos.


En el traslado de los manatíes participó un equipo multidisciplinario compuesto por nueve veterinarios, tres biólogos y varios técnicos cuidadores, quienes estuvieron pendientes de todo el proceso. Asimismo, se dispuso el acompañamiento de un especialista en cardiología animal y de una dermatóloga.


Además, en este proceso se contó con la vigilancia de dos unidades del Servicio Nacional de Protección Ambiental (SENPA) que sirvieron de avanzada a los camiones utilizados para el traslado.


Cuidado permanente

Como se trata de un proceso complejo que pudiera conllevar riesgos, de ahora en adelante los manatíes estarán en un ambiente controlado en Bayahíbe hasta que logren su adaptación definitiva, proceso que se estima durará varios meses porque han permanecido más de la mitad de sus vidas en estanques del Acuario Nacional.


Para asegurar que los manatíes se acostumbren a estar en un ambiente distinto al Acuario, fue colocado un cerco en el mar que permitirá el monitoreo por técnicos, veterinarios y buzos las 24 horas del día, además de que se les colocará comida hasta que aprendan nueva vez a vivir sin depender de los humanos.


En la reintroducción a su hábitat natural Juanita, Pepe y Lupita estarán rodeados por un cerco colocado en el mar con 600 metros cuadrados de superficie y unos tres metros de profundidad, hasta que aprendan nueva vez a vivir sin depender de los humanos.


Los trabajos de reintroducir a los manaties a su hábitat natural estuvieron a cargo del Viceministerio de Recursos Costeros y Marinos que dirige José Ramón Reyes, quien coordinó con el personal del Acuario Nacional y la Fundación Dominicana de Estudios Marinos.


Además, contó con el apoyo del Banco de Reservas, Fundación Propagas, Santroni, Grupo Inicia, Sur Futuro, Cervecería Nacional Dominicana, AM resorts, Playa Grande Golf & Ocean Club, Mercasid, Fundación Brugal, Central Romana, Dolfhin Explorer, Escuba Caribe, Dressel Divers y Eco Petróleo, empresas que de una u otra forma han aportado para las labores de adaptación de los manatíes y el retorno al mar.


Cómo fueron rescatados

Herida.

Juanita fue rescatada en agosto del año 2012, con tan sólo tres meses de edad, luego de que un pescador le causara cerca de 10 heridas en aguas de la playa Bayahíbe.

Deshidratado.

Mientras que Pepe fue recuperado en ese mismo año cerca de la orilla del río Haina, provincia San Cristóbal, deshidratado y con varias heridas.

Pequeña.

Seis años después, en 2018, siendo muy pequeña Lupita fue salvada al presentar una fuerte herida en el lateral izquierdo, en el municipio Luperón, provincia de Puerto Plata. Los tres fueron rehabilitados en el Acuario Nacional.

0 vistas0 comentarios