Breves apuntes sobre compositores Sancristobalenses


Por Nelson Medina Nina (Primera Parte)



Considero que los profesionales de las ciencias sociales, que hemos decidido quedarnos a residir en la comunidad que nos vio nacer, tenemos la responsabilidad histórica de escribir sobre diversos aspectos de la historia local, como forma de contribuir no solo a preservar la memoria histórica nuestra, sino, además, para crear conciencia en las nuevas generaciones, acerca de nuestras potencialidades y valores característicos, y de la gloria que los mismos nos han legado a través del paso del tiempo.

Por esa razón he iniciado varios artículos de aspectos de interés histórico de nuestra querida San Cristóbal.

A inicio de los 60, se instaló en el Liceo Musical Pablo Claudio de San Cristóbal, la escuela de poesía dirigida por el padre del Movimiento Postumista, Domingo Moreno Jiménez; en la que se formaron jóvenes de la localidad, en el conocimiento y escritura de la poesía. Ese hecho impactó positivamente en toda la juventud de entonces, en la que nació el interés por escribir y declamar poemas, así como canciones.

De esa época se destacan Blanca Kais Barinas, poetisa y escritora y Ramón Jaar, cuyo hijo, José Ramón Jaar, siguió sus pasos. A este último, el prolífico cantautor Anthony Ríos le grabó la canción “Reflexiones”, una de las pocas canciones grabadas por él, que no son de su autoría. Un hijo de José Ramón Jaar, Diego Jaar, músico y compositor nacido en Puerto Rico, ganó el segundo lugar en la versión de Got Talent Dominicana 2021.

Don Luis Alberti, residiendo en San Cristóbal, además de dedicarse a impartir clases de música a los jóvenes de la ciudad y de dirigir la Orquesta Santa Cecilia, compuso varias piezas musicales, casi todas para la interpretación de su orquesta. Una de ellas es el merengue “Que Cachimbo”, compuesto bajo inspiración de la madre del cantante Rafael Colon, doña Mamina, la que permanentemente fumaba una pipa, cuyo olor inundaba todo el ambiente. Conocí a “doña Mamina”, cuando ingresé a la orquesta Santa Cecilia en 1977. Siempre estaba sentada en el patio de la casa de Rafael Colón fumando su pipa, donde ella residió en sus últimos años de vida.

Otro compositor y arreglista de San Cristóbal, lo es el maestro Jesús Abreu Martínez, quien aunque nació en Santo Domingo un 19 de Septiembre de 1935, siempre se ha considerado sancristobalense, porque es en San Cristóbal donde se formó como músico y donde ha desarrollado toda su carrera profesional en ese ámbito. Se inició en una agrupación formada y dirigida por él mismo, a inicio de la década de los 60, llamada “El Cohete”. Con ella popularizó un merengue de su autoría (letra y música), titulado “El Cohete de Pan”; que en esa época se convirtió en una especie de himno popular en toda la comunidad. Ese tema fue grabado nueva vez en 2007, en una producción auspiciada por el Ayuntamiento Municipal de San Cristóbal, en la primera gestión de José Montas, en la que se rememoran varios merengues de autores locales.

A inicio de los años 70, la agrupación musical local llamada “Los Alfiles”, grabó el merengue “Una Mujer”, de la autoría del maestro Jesús Abreu Martínez, interpretado por Irving Espinal (EPD), entonces vocalista principal de dicha agrupación. Varios años después, ese merengue fue regrabado por la orquesta Santa Cecilia, siendo ya su director el mismo maestro Jesús Abreu Martínez.

Jesús Abreu inició la dirección de la Santa Cecilia, a mediados de los 70, a la salida del maestro don Goyo Rivas. Estuvo al frente de la misma hasta hace un par de años, en que se retiró por razones de salud. Para recordar el legado del maestro Goyo Rivas, que había sustituido a Luis Alberti en la dirección de la Santa Cecilia, el Dr. Miguel Martínez (EPD), un ferviente seguidor de la orquesta Santa Cecilia, escribió el merengue “La Trompeta de Goyo”, grabado por dicha orquesta en la voz de su cantante Irving Espinal, y que se hizo una pieza muy popular en San Cristóbal, dado el afecto y respeto que siempre se le tuvo al maestro Goyo Rivas. En esos años no había fiesta amenizada por la orquesta Santa Cecilia, que pudiera finalizar sin interpretar dicho merengue.

Jesús Abreu Martínez, además de merengues, compuso baladas y boleros, que pasaron a formar parte del repertorio de la Santa Cecilia. Me llega a la memoria el bolero “Que Seas Feliz”, que interpretaba Teresita Gómez, fina vocalista de la orquesta, luego de la desaparición física de don Pipi Franco. A todas sus composiciones, el maestro Jesús Abreu Martínez le hacia la música (melodía) y el arreglo musical.

Otro autor sancristobalense que descolló con sus composiciones entre los años 70 y los 80 lo fue José Rivera Lozano, alias Marichal, ya fallecido, quien fuera oficial del Ejercito y que compuso varias canciones para Rafael Colon y otros cantantes de San Cristóbal y el país. La Santa Cecilia le grabó varios temas, entre los que recuerdo el bolemengue “Que Seas Feliz” (bolemengue), en la voz de Teresita Gómez; los merengues “Te Voy a Llevar” y “Yo Quisiera Saber”, interpretados por Juan Martínez (Juanito), ya fallecido, oriundo de Bani, quien fuera vocalista de la Santa Cecilia hasta su muerte.

José Rivera Lozano también se destacó en la composición musical. Compuso danzas y danzones para la Santa Cecilia, así como el himno a Los Constituyentes, en homenaje a quienes se reunieron en San Cristóbal en 1844 para redactar la primera Constitución de la Republica; himno que fue interpretado por primera vez en el 2006, en el acto de inauguración del Monumento a Los Constituyentes, erigido por el Ayuntamiento Municipal a la entrada de la ciudad. La orquestación es del maestro Jesús Abreu. Rivera también es el autor del himno a los inmortales del deporte sancristobalense, escrito como tema emblemático del organismo local “Altar de la Inmortalidad Deportiva”. Dicha composición también tiene orquestación de la autoría del maestro Abreu Martínez.

José Rivera también compuso varias bachatas, algunas de las cuales han sido interpretadas por el famoso bachatero Anthony Santos.

Un autor local, desarrollado al influjo de la Escuela de Poesía del Liceo Musical Pablo Claudio de los años 60, con una efímera producción de canciones, lo fue el prominente abogado sancristobalense Héctor Cabral Ortega, padre del cantor y guitarrista Francis Cabral. Cabral Ortega es autor de la popular canción “Arenas del Desierto”, grabada por Rafael Colon con la Orquesta Santa Cecilia, pieza musical que trascendió en el país, convirtiéndose en interpretación obligada en serenatas y en celebraciones festivas amorosas.

Continuará………..

7 vistas0 comentarios