Connect with us

Béisbol del Caribe

Panamá, una solución de emergencia que puede dinamizar la Serie del Caribe

Published

on

La Panamá de Rob Carew, Omar Moreno y Mariano Rivera, pero que hoy tiene al fútbol como deporte principal hasta el punto de llegar al Mundial de Rusia, servirá de estreno a las Estrellas Orientales en una Serie del Caribe, un territorio donde ni Licey, Águilas, Escogido, Toros ni Gigantes han tenido la oportunidad de jugar.

El torneo regional de clubes campeones regresa al istmo, 59 años después de su última parada allí (1960) cuando el evento cerró su primera etapa con la revolución cubana. Y lo hace por accidente, para salvar un evento que la situación socio política quitó a Venezuela, que en Santo Domingo sobraron ganas de hacerlo pero no apareció el dinero y que México no quería saturarse con una tercera sede en fila.

En la cabeza de Juan Francisco Puello Herrera ya no quedan pelos negros, pero la tensión que vivió entre el jueves y el lunes en las maratónicas negociaciones casi lo noquean, aunque él, apelando a su fe cristiana, saca el lado más positivo, ya que con seis equipos se adelantarán al formato que entrará en vigencia a partir de 2020.

La liga panameña cederá el estadio Rob Carew de la capital, con capacidad para 27,000 personas, pero el dinero para el montaje del evento tendrá que gestionarlo la Confederación de Béisbol Profesional del Caribe que dirige Puello. Serán entre US$2 millones y US$4 millones, un dinero que tomarán prestado hasta un 90%.

“Hemos escogido a Panamá porque entendemos que ofrece las mejores garantías para esta celebración, por muchas razones”, dijo Puello Herrera en conferencia de prensa en su oficina de abogados, en Naco.

Para este martes se conocerá el calendario, pero de momento lo único seguro es que el torneo se jugará entre el 4-10 u 11 de febrero. A las Estrellas se unirán Leñadores de Las Tunas (Cuba), Cangrejeros de Santurce (Puerto Rico), Cardenales de Lara (Venezuela), los anfitriones Toros de Herrera y el ganador de la final de México entre Charros de Jalisco y Yanquis de Ciudad Obregón.

“Si hay algo que no me caracteriza es la irresponsabilidad. Entendíamos que Venezuela estaba apta para celebrar la Serie del Caribe. En el momento que se escogió nadie la quiso. Buscaron una sede alterna en caso de problemas y tampoco se dio”, dijo un Puello tocado por las críticas que le han llovido por la insistencia en Barquisimeto cuando allí desde hace rato que no pitaba nada bueno.

La colombiana Barranquilla, en la persona de su alcalde, lo único que ofrecía era el moderno estadio Edgar Rentería, de ahí que fue descartada, aunque insistió en que Panamá no dará aportes económicos, aunque sí ofrece ventajas de logística.

“Nadie, con raras excepciones me ha dicho, ‘te ayudo’. Esto ha tenido que tirárselo la oficina del comisionado solo con la ayuda de muy pocas personas”, dijo Puello, en el cargo desde 1991. “De esta situación no deseable hemos aprendido muchas cosas. Entiendo que la Serie del Caribe, aunque parezca un contrasentido, se ha revalorizado con este problema. Recibimos ofertas de Colombia con Barranquilla, de Panamá, de Cuba, que por razones que ustedes saben muy bien política no se puede celebrar allí, y hemos recibido ofertas de cantidad de lugares”.

Venezuela no descarta demandar

El ministro del Deporte de Venezuela, Pedro Infante, aseguró el lunes que el país «actuará legalmente» ante las instancias correspondientes en reclamo de las pérdidas, que ascienden a 3.4 millones de euros, derivadas de la decisión de retirar la sede de la Serie del Caribe a la ciudad de Barquisimeto.

“Nosotros actuaremos legalmente en lo que corresponda» dijo Infante en la rueda de prensa en la que estuvo acompañado por el encargado de patrocinio deportivo de la estatal PDVSA, Joel Casanova, y el vicepresidente de la Liga Venezolana de Béisbol Profesional (LVBP), Juan Amarante.

Sin embargo, Puello, en respuesta a DL sobre el tema, descartó que tal demanda pueda tener efectos, porque en los reglamentos de la CPBC se otorgan poderes para que en un caso como el presentado en Venezuela se pueda retirar una sede. «Corresponderá a la Liga Venezolana de Béisbol Profesional en conjunto con PDVSA, principal patrocinador de este evento, ejercer las acciones necesarias para resarcir los daños», aseguró Infante. Además, el ministro leyó un comunicado «del gobierno nacional», en que se rechaza la decisión de la Confederación de retirar, por segunda vez consecutiva, la sede del torneo a Venezuela. «En nombre del presidente, Nicolás Maduro, rechazamos la antideportiva decisión tomada por la CBPC de retirar la sede que corresponde organizar a Venezuela», reza el texto.


Continue Reading