Connect with us

INTERNACIONALES

Lluvia, viento, nieve, el mal tiempo azota el sur de Europa

Published

on

ROMA. Una ola de mal tiempo azota a varios países europeos, con lluvias torrenciales y ráfagas de vientos, entre ellos Italia, donde murieron once personas, mientras que decenas de miles de casas en el continente quedaron este martes sin electricidad.

En Italia el balance de fallecidos llegó a 11. Además de los cinco del lunes, un hombre pereció en Véneto (noreste) por la caída de un árbol, igual que un bombero en el Alto Adigio (norte). Una mujer resultó sepultada en su residencia por un alud de rocas en Trentino.

Otro hombre perdió la vida mientras practicaba kitesurf cerca de Cattolica, en la costa adriática, al haber sido arrastrado por una ráfaga de viento contra los arrecifes, según informa la prensa local.

El cuerpo de un hombre fue hallado el martes en el lago de Levico, en el norte, informaron los bomberos, y el cadáver de otro hombre fue localizado por la tarde en un riachuelo, también en el norte del país.

Alrededor de 170 turistas y empleados de hoteles están bloqueados en Col du Stelvio (norte), en la frontera entre Italia y Suiza, a más de 2.700 metros sobre el nivel del mar, debido a las fuertes nevadas.

En la región del noroeste, Friuli Venezia Giulia, 18.500 personas están sin electricidad y las carreteras son intransitables, informaron las autoridades locales.

Expertos señalaron que se trata de un fenómeno poco común, ya que no se recuerda un otoño con temperaturas de hasta 30 grados, seguido primero de tormentas de tipo tropical y luego de nevadas tempranas, y estiman que estos fenómenos se registrarán con más frecuencia debido al calentamiento del planeta.

En Génova, el aeropuerto permaneció cerrado hasta las 16H00 GMT del martes y las escuelas de la ciudad estuvieron cerradas durante todo el día, así como en Roma y en muchos otros municipios italianos con el fin de disminuir el tráfico.

En Venecia, miles de turistas quedaron el lunes semiatrapados por el mal tiempo y el fenómeno del “agua alta” registró el pico récord de 1,56 metros, lo que obligó a cerrar todos los accesos a la Plaza de San Marcos.

Dos cuadros de Joan Miró, que se encontraban aún en sus embalajes para ser expuestos en el Palacio Zaguri de Venecia, se impregnaron de agua durante la excepcional inundación.

Los países vecinos a Italia también fueron azotados por este mal tiempo. En Austria, parte del techo de la fortaleza medieval que domina Salzburgo voló en la noche de lunes a martes debido a las ráfagas de viento de más de 100 km/h.

En la noche, la protección civil invitó a los aproximadamente 500 residentes de la localidad sureña de Muhr a no abandonar sus hogares por la crecida del río.

“En varias décadas no se había visto algo así”, comentó en la radio pública el bombero austriaco Martin Guggenberger, al señalar que cerca de 10.000 casas de su región están sin electricidad.

En Eslovenia, en alerta roja desde el lunes, un automovilista de 80 años y su pasajero de 76 murieron el martes por la tarde en una carretera cerca de la ciudad de Maribor, tras un deslizamiento de tierra causado por las lluvias.

En Francia, donde más de 65.000 hogares seguían sin electricidad el martes por la noche, más de 2.000 conductores quedaron atrapados por la nieve en sus automóviles en las serranías del Macizo Central.

La costa adriática de Croacia también ha sido azotada por vientos huracanados y fuertes lluvias que inundaron las calles, cortaron el suministro eléctrico y atraparon el tráfico marítimo y por carretera.

En España, más de 100 soldados fueron movilizados para ayudar a los equipos de reparación eléctrica a llegar a zonas aisladas de la región norte de Asturias, cubiertas por fuertes nevadas durante el fin de semana. Cerca de 4.700 personas seguían sin electricidad en la región este martes, según los servicios de emergencia locales.

En la República Checa, el tráfico ferroviario se interrumpió el martes por la mañana como resultado de los fuertes vientos que causaron la caída de muchos árboles en las vías del ferrocarril y cerca de 30.000 personas estaban de electricidad, según la compañía estatal CEZ.


Continue Reading