Connect with us

Brasil

Las primeras palabras de Jair Bolsonaro tras ganar elecciones en Brasil

Published

on

SAO PAULO — En sus primeras palabras como presidente electo de Brasil, el ultraderechista Jair Bolsonaro prometió defender la Constitución y unir una población profundamente dividida.

Su rival de la izquierda, Fernando Haddad, juró inmediatamente montar una oposición vertiginosa, mientras que los grupos defensores de derechos humanos advirtieron sobre un posible retroceso en las libertades civiles.

La yuxtaposición destacó que el término de las elecciones presidenciales del país no era el fin de la animosidad y al país más grande de Latinoamérica le deparan un sinfín de desafíos.

Bolsonaro pareció tratar de disipar esas preocupaciones el domingo por la noche y dijo que “pacificaría” a Brasil luego de unos comicios que revelaron profundas divisiones en la nación y que estuvieron marcadas por la violencia. El propio candidato fue apuñalado en un acto de campaña en septiembre y casi muere. Además, hubo varios reportes de violencia motivada por cuestiones políticas, sobre todo contra la comunidad gay.

Este país nos pertenece a todos, a los brasileños por nacimiento o por corazón, un Brasil de diversas opiniones, colores y orientaciones”, dijo mientras leía una hoja de papel en un discurso transmitido en vivo.

Pero en una muestra de los desafíos que el presidente electo tiene por delante el #EleNaoEMeuPresidente (Él no es mi presidente) era tendencia en Twitter en Brasil el lunes por la mañana.

La victoria de Bolsonaro movió a Brasil _la cuarta democracia más grande del mundo_ a la derecha luego de cuatro elecciones consecutivas en las que candidatos del izquierdista Partido de los Trabajadores ganaron.

Al igual que otros dignatarios de la derecha que han asumido el poder en distintas partes del mundo, Bolsonaro construyó su popularidad con una mezcla de comentarios escandalosos y ofensivos, junto con posturas de línea dura. Y, como muchos otros, es seguro que enfrente un duro rechazo por parte de los grupos preocupados de que sus opiniones intransigentes conduzcan a políticas que amenacen las instituciones democráticas.

Bolsonaro ha menospreciado a las mujeres, a los negros y a la comunidad gay; ha elogiado la tortura y asesinatos por parte de la policía y dijo que invitaría a militares a formar parte de su Gabinete.

Frecuentemente utilizó Twitter para fustigar al Partido de los Trabajadores y describirlo como poco ético y peligroso. En las últimas semanas, los brasileños recibieron mensajes a través del servicio WhatsApp que denunciaban al candidato del PT Fernando Haddad y hacían acusaciones escandalosas.

Al final, los mensajes de Bolsonaro tuvieron una repercusión entre los brasileños que buscaban un cambio. El derechista tuvo más del 55% de los votos en la segunda vuelta de las elecciones del domingo, en comparación con el 45% que registró Haddad.

Haddad prometió una dura oposición a Bolsonaro y dijo que respetaría a las instituciones del país.

“Tenemos la responsabilidad de montar una oposición y poner los intereses nacionales, los intereses de todos los brasileños, sobre todas las cosas”, señaló Haddad en un discurso a sus simpatizantes. “Brasil nunca había necesitado el ejercicio pleno de la ciudadanía más de lo que lo necesita ahora”.

En una señal de lo intensa que se tornó la contienda presidencial, Haddad no felicitó a Bolsonaro y el lunes por la mañana solo le deseó buena suerte.

“Le deseo que tenga éxito”, tuiteó. “Nuestro país merece lo mejor”.


Continue Reading