Connect with us

El País

La Nueva Victoria pondrá fin hacinamiento carcelario

Published

on

Con la construcción del nuevo centro penitenciario La Nueva Victoria, en el sector Las Parras del municipio San Antonio de Guerra con capacidad para 8,778 privados de libertad, se pone fin a 67 años de horror, hacinamiento y condiciones infrahumanas a los que son sometidos los internos que cumplen sus penas en el recinto original.
La Victoria, construida en el 1952, se convirtió en el hogar del terror, tortura y muerte para cientos de hombres durante la dictadura trujillista y los 12 años de Joaquín Balaguer.
De ahí es conocida como un “cementerio de hombres vivos”. La misma fue construida para 1,200 reclusos y actualmente alberga 9,000 internos que conviven en la suciedad, la insalubridad y el fuerte olor a orina.
Condición que pretende ser cambiada a través del Plan de Humanización del Sistema Penitenciario, con el que buscan reformar, actualizar y modernizar La Victoria, para devolver la dignidad de cada interno y orientar su rehabilitación y reinserción a la sociedad.
Inicios de los trabajos. El procurador general de la República, Jean Rodríguez, dejó iniciados ayer los trabajos de construcción del nuevo centro de corrección y rehabilitación La Nueva Victoria, el cual tendrá una inversión que supera los RD$ 6,372 millones y se espera que sea entregado en el primer trimestre del año 2020.
Durante la ceremonia el jefe del Ministerio Público explicó que el recinto penitenciario será construido en un terreno de 6,407,083 metros cuadrados donados por el Consejo Estatal del Azúcar.
Asimismo, resaltó que con el traslado de la cárcel además estarán eliminando el peligro de las inundaciones que por años han afectado al recinto original, poniendo en peligro la vida de los internos cada vez que es época de lluvia o se acerca una tormenta.
Rodríguez señaló que elproyecto de humanización está compuesto por dos grandes ejes: el primero se enfoca en el tratamiento de los internos, mientras que el segundo eje se concentra en la solución del hacinamiento y la sobrepoblación histórica de las cárceles.
Los espacios. El nuevo centro penitenciario dispondrá de cuatro módulos, cada uno con celdas de alojamiento, celdas conyugales, salas de visitas infantiles y celdas de observación, así como celdas de reflexión y celdas de máxima seguridad, un edificio de comedor, gimnasio exterior, estadio de softball, canchas de basketball, economatos, y estación de bomberos.
Además de salas de audiencias que permitirán agilizar los procesos judiciales y garantizar la presencia de los internos en los tribunales y, un sistema de vigilancia de última generación, con cámaras por circuito cerrado, que garantizarán mayor control y vigilancia.
El procurador resaltó que el proyecto fue diseñado de acuerdo a las Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos, llamadas también las Reglas de Nelson Mandela.


Continue Reading