Connect with us

Al Horford

La clasificación al Mundial cerró con números rojos

Published

on

La contabilidad de la Federación Dominicana de Baloncesto arroja un cierre en rojo en esta primera experiencia del clasificatorio a la Copa del Mundo, pero hay números que invitan al optimismo para el siguiente proceso que arranca a finales de año.

La sede dominicana tuvo la tercera mejor asistencia de público entre los 16 países del continente durante las ventanas con 37,936 en seis partidos, una media de 6,323, un desempeño que pudo haber mejorado si los partidos de apertura en Santiago no hubiesen quedado por debajo (2,510 ante Islas Vírgenes y 2,035 ante Canadá).

Solo Puerto Rico (48,732 de total y 8,122 de media) y Argentina (42,330/7005) llevaron más personas a sus aforos que los criollos, que en los cuatro choques en el Palacio de los Deportes Virgilio Travieso Soto promediaron 8,347 (33,391), de acuerdo con datos suministrados por FIBA Américas al periódico puertorriqueño El Nuevo Día y a los box score de cada partido compilados por DL.

Sin embargo, Rafael Uribe, presidente de la Fedombal, reveló a DL que el costo de cada ventana superó los US$100,000 y el no contar con una comercialización que incluyera la transmisión por televisión y por radio afectó la recaudación.

“Cerramos en rojo, estamos tirando los últimos números para liquidar el hotel, pero gracias al apoyo de Eduardo (Najri, director del programa) pudimos salir adelante. Este nuevo formato de competencia nos resulta más caro, tenemos que viajar más, en el anterior eran uno o dos viajes, una inversión al año”, dijo Uribe, que no desaprovecha la oportunidad para resaltar que en su gestión ya son cinco clasificaciones que se logran a mundiales.

No obstante al saldo negativo en las cuentas, Uribe entiende que la semilla que ha sembrado puede corregir el siguiente proceso, rumbo al Mundial de 2023 en Filipinas.

“Yo creo que el empresariado vio lo que atrae la selección de mayores. Fueron casi 20 mil personas que vinieron a los dos últimos juegos, invertir en este equipo tiene retorno, este equipo tiene arraigo y hay que apoyarlo”, dijo Uribe. “Creo que si se hubiese jugado en el Palacio todos los partidos y la cancha en mejores condiciones los números hubiesen mejorado mucho”, agregó.

Preparar el Mundial

La ruta crítica de la preparación mundialista comenzará a definirse tras el sorteo del 16 de marzo en Shenzhen, China.

De momento, Najri, analiza hacer una base de entrenamientos en los Estados Unidos, se gestiona un partido contra el Dream Team y al menos un fogueo en el país. El objetivo es llegar a China al menos 10 días antes del torneo, que arranca el 31 de agosto, y disputar al menos dos partidos antes del debut.

Un torneo que Uribe dice será laboratorio importante será el de los Juegos Panamericanos en Lima, Perú, en julio. Allí la Fedombal proyecta llevar varios talentos que juegan en la actualidad en los Estados Unidos, entre los que figuran L.J. Figueroa, Adonis de la Rosa, Andrés Féliz y Lester Quiñones, este último con buena mecánica y efectividad en los triples.

Una preparación que Uribe no le pone precio, pero vislumbra que puede superar los US$500,000, en un escenario que se incluya a los NBA Al Horford, Karl-Anthony Towns y Ángel Delgado.

Horford jugó por última vez con el equipo en el repechaje preolímpico de 2012 en Caracas y Towns en el premundial de 2013, también en la capital venezolana. Delgado se uniformó en la cuarta ventana, en septiembre, contra Chile y Venezuela.

Una media de 4,414 por juego

FIBA-Américas informó que la asistencia total durante todo el sistema clasificatorio, entre los 16 países, ascendió a 366,358 para un promedio de 4,414 por cotejo. Estados Unidos, que utilizó a jugadores de la Liga de Desarrollo (G-League) apenas llevó a sus aforos 10,737 (1,790). Bahamas, en tanto, registró la menor asistencia en tres partidos jugados en la primera ronda con 1,602 (534).


Continue Reading