Connect with us

El País

Gran pesar causa la muerte del dirigente y promotor sindical Luis Henry Molina

Published

on

Personalidades de diversos ámbitos de la vida nacional acudieron anoche a dar pésame a la familia del dirigente sindical Luis Henry Molina Peña, quien falleció ayer a la edad de 77 años en su residencia, tras sufrir un accidente cerebrovascular que lo mantuvo en cama desde el año pasado.
Los restos son expuestos en la capilla A de la funeraria Blandino de la avenida Abraham Lincoln y serán sepultados esta tarde a las 4:00 en el cementerio Puerta del Cielo.
Le sobreviven sus hijos Luis Henry Molina hijo, presidente del Instituto Dominicano de las Telecomunicaciones (INDOTEL); Héctor Juan, Cynthia y Luis Emilio, gestor cultural y coordinador de la Alianza Dominicana a favor de la Movilidad y Seguridad Vial (AVIAL), y sus ocho nietos.
Desde las primeras horas de la noche, cuando fue expuesto el cadáver, acudieron a la funeraria cientos de personas que lamentaron el deceso de quien resaltó en la sociedad dominicana por más de 40 años como dirigente sindical y defensor del trabajador.
Su familia informó que “falleció en paz, en su casa, rodeado del amor y cuidado de sus seres queridos”.

Fue fundador y secretario general de la Confederación Autónoma Sindical Cristiana (CASC); secretario general adjunto de la Central Latinoamericana de Trabajadores (CLAT). Fue diputado e impulsó la Ley 116-80 que creó el Instituto Nacional de Formación Técnico Profesional (INFOTEP).
También ocupó la posición de asesor de varios presidentes en el área laboral.

Molina Peña, junto a los dirigentes sindicales Gabriel del Río y José Gómez Cerda, participó en la constitución del Instituto Nacional de Formación Agraria y Sindical (INFAS), cuyos primeros cursos fueron impartidos en la Casa Manresa y en el Seminario Menor en Santo Cerro, en La Vega.
Entre las personas que acudieron al velatorio estuvieron el presidente del Grupo Corripio, José Luis Corripio Estrada, quien definió a la Molina Peña como un hombre bueno y trabajador.
“Fue una persona muy meritoria, muy valiosa, honesta y seria. Contribuyó poderosamente al movimiento sindical y político de República Dominicana. Es una lástima su deceso”, expresó Corripio Estrada.
Refirió que “nos conocíamos desde que éramos muchachos, desde que salió de la universidad, pues teníamos el negocio en la Emilio Prudhome y él el Partido Social Cristiano a 50 metros, cerca del parque Independencia. Nos reuníamos muy a menudo, teníamos una amistad desde muchachos”. Resaltó su contribución a la democracia dominicana.
En tanto que el escritor y dirigentes sindical José Gómez Cerda lo calificó como su “gran amigo de la juventud y hasta la hora de su muerte, con quien compartió años de lucha en la actividad sindical.
“De Henry Molina se pueden escribir varios libros” expresó, al recordar que se conocieron en la dictadura de Rafael Leónidas Trujillo, en 1957, cuando él era miembro del Comité de la Acción Católica “y yo presidente de la Juventud Obrera Católica-JOC, en la iglesia San Juan Bosco”.

Contó que “Henry iba a las reuniones de la JOC, acompañado de Pablo Nadal, miembro de la Acción Católica. Otros miembros de ese organismo eran Milagros Pratt y Juan José Ayuso. Recordó que juntos leían dos libros que eran prohibidos por la dictadura: El Coraje de Vivir, de Maxence Van der Meer, una biografía de José Cardijn, fundador de la JOC Internacional, y ‘En la Escuela de lo Social’, sobre la situación social en la España de Franco”.

En el año 1959 Molina Peña salió del país y junto a su amigo Gómez Cerda, que en 1958 salió del país como exiliado, trabajó en la Juventud Obrera Católica de Nueva York, en la sección hispana, donde fue encargado de Relaciones Internacionales.
En Nueva York establecieron relaciones con Guido D’Alessandro (Yuyo), Alfonso Moreno Martínez, Mario Read Vittini y otros exiliados y trabajaron en la Delegación del Frente Interno-DAFID y elaboran junto a otros dirigentes los estatutos del futuro Partido Revolucionario Social Cristiano (PRSC).
Refirió que el 30 de mayo de 1961, cuando Trujillo fue asesinado, estaban en Venezuela participando en un curso sindical y político. Regresaron a Santo Domingo a fines de enero del 1962.
En la funeraria estuvieron anoche los ministros de Educación, Andrés Navarro; de Defensa, Rubén Darío Paulino Sem; el gobernador del Banco Central, Héctor Valdez Albizu; el consultor jurídico del Poder Ejecutivo, Flavio Darío Espinal; el director general de la PN, Ney Aldrín Batista Almonte; el dirrector de Comunicación de la Presidencia, Roberto Rodríguez Marchena, Yocasta Guzmán, Radhamés Camacho, Alejandro Vargas, Iván García y Josefina Navarro.


Continue Reading