Connect with us

Diario Libre

Familia Valenzuela agradece solidaridad ante muerte de Ángelo

Published

on

La familia Valenzuela agradeció la solidaridad de los amigos y relacionados ante el repentino fallecimiento del pintor y dramaturgo Ángelo Valenzuela, quien era director regional de Cultura, con sede en San Juan de la Maguana.

Al finalizar la misa oficiada el pasado 11 de enero, en la iglesia Santo Tomás de Aquino, en Santo Domingo, por iniciativa del exministro de Cultura, José Rafael Lantigua, y a la asistieron el actual ministro de Cultura, Eduardo Selman, escritores, actores y teatristas, el periodista y dramaturgo Edgar Valenzuela, hermano de Ángelo, leyó el texto siguiente…

¡El Rey… ha muerto!

En nombre de la familia de Angelo Valenzuela, y en el mío propio, como hermano mayor, agradecemos las palabras de aliento, el apoyo y el cariño expresado por diferentes vías ante su sorpresiva partida física el pasado viernes 4 de enero.

A todos nos llegará la hora de partir. El orden, sin embargo, sólo Dios lo sabe.

Ángelo Valenzuela fue un sembrador. Y cosecha en vida, y más vida allá de la vida física, todo lo bueno que sembró.

Las obras de Ángelo Valenzuela, premiadas en los concursos nacionales de literatura, los cuadros que pintó y que se exhiben en distintas partes del mundo, la formación de nuevos talentos, el apoyo entusiasta a múltiples iniciativas artísticas a lo largo del país y la política de puertas abiertas a todos los sectores, demuestran la fecundidad de su alma.

Su talento polifacético le permitió convertirse en chispa de inspiración para profesores y estudiantes de la Escuela de Diseño de Altos de Chavón, en La Romana, en Santo Domingo y en diversos centros educativos de Nueva York.

La labor realizada junto a un equipo de soñadores en la Escuela de Bellas Artes de San Juan de la Maguana queda registrada para la historia como una de las más productivas desde su apertura en 1964, igualando y superando en muchos aspectos la de sus fundadores: Monina Cámpora, Francisco Carías Lavandier y Danilo Taveras.

Antes de morir, Ángelo Valenzuela, que parece haber pensado en todo, pidió a sus amigos tres cosas.

1-Ser enterrado de manera sencilla, discreta, sin ningún homenaje.

2-Cuidar a sus hijos.

Y 3-Continuar el trabajo en el Centro Cultural Monina Cámpora evitando que se pierda la siembra realizada durante más de 25 años.

La familia de Angelo está herida, profundamente herida, con su muerte a los 51 años de edad, en el mejor momento de su vida, cuando volaba más alto, pero a la vez se siente muy orgullosa del legado luminoso que nos deja como artista consagrado, hijo, hermano, amoroso esposo y padre responsable.

Agradecemos, humildemente a Dios, el tiempo que nos permitió tenerlo junto a nosotros, porque esta vida es prestada; y nos unimos con firmeza ante esta retadora prueba de la adversidad.

Con la mano en el corazón les damos las gracias a todos por las espontáneas muestras de solidaridad.

Ya lo dijo José Martí: “Amor con amor se paga”.


Continue Reading