Connect with us

Accidentes aéreos

Emiliano Sala se ganó el respeto en el fútbol, a base de trabajo

Published

on

Llegar a la Liga Premier inglesa con Cardiff puso a Emiliano Sala a las candilejas, nueve años después que salió de Argentina a los 20 años para iniciar su carrera futbolística en Francia.

A los 28 años de edad, estaba entrando en su mejor momento como delantero del Nantes. Después de avanzar lentamente por todos los niveles de fútbol francés, finalmente tendría la oportunidad de probarse en la liga más competitiva del mundo.

“En su último día antes de irse, vino aquí y tuvimos una larga charla, vino a agradecerme”, dijo el técnico del Nantes Vahid Halilhodzic. “Es difícil expresar esta tristeza. Tendré un recuerdo imborrable de él”.

La búsqueda de Sala y el pequeño avión de pasajeros en el que volaban él y un piloto, de Nantes a Cardiff, se suspendió el jueves después de una infructuosa operación de tres días por aire y tierra cerca de las islas del Canal de la Mancha.

Mientras la familia del jugador y varios aficionados del Nantes albergaban la posibilidad de un milagro, Halilhodzic fue uno de los que comenzaba a resignarse con la posibilidad de que Sala nunca tenga la oportunidad de probarse en el fútbol inglés.

En una emotiva sesión de práctica del Nantes el jueves, en donde se desplegó un retrato de Sala a la entrada del campo de entrenamiento, Halilhodzic habló sobre el jugador.

“Incluso cuando lo sacaba al final de los partidos nunca decía una palabra”, dijo Halilhodzic. “Confiaba en mí. Conversábamos a fondo y teníamos una fuerte relación. Me dijo que tuvo la mejor temporada de su vida y había aprendido mucho. La vida puede ser cruel e injusta, no se merece esto”.

La búsqueda de Sala y el pequeño avión de pasajeros en el que volaban él y un piloto, de Nantes a Cardiff, se suspendió el jueves después de una infructuosa operación de tres días por aire y tierra cerca de las islas del Canal de la Mancha.

Cardiff pagó un monto récord_ 19 millones de dólares, de acuerdo con reportes _ , para adquirir al imponente atacante argentino. Sala estaba teniendo la mejor campaña de su carrera, con 12 goles en 19 partidos en la liga francesa. Solamente Nicolas Pepe, de Lille, y el trío de Neymar, Edinson Cavani y Kylian Mbappé en el Paris Saint-Germain han anotado más en Francia esta campaña.

Sala irrumpió tarde en su carrera como goleador, pero sus modestas cifras hasta ahora se debían también a la forma en que jugó: sin egoísmo, siempre buscando a ver si alguien estaba en mejor posición de anotar. Sala era el compañero ideal y, con su estatura y fortaleza de espaldas al arco, operaba como contrapunto, facilitando el juego para otros. Hizo buena sintonía en la cancha con Gabriel Boschilia, un habilidoso mediocampista ofensivo contratado el año pasado del Mónaco.

Las características físicas de Sala le habrían hecho muy apto para las exigencias de la Premier, donde el Cardiff batalla contra el descenso.

Lo mismo se puede decir de su actitud, porque mostró fortaleza de carácter para forjar una carrera en Francia tras un arranque lleno de frustración.

Sala llegó al Burdeos en el 2010, tras brillar en la academia juvenil Proyecto Crecer en San Francisco, Argentina _ ubicada en la provincia de Córdoba. Burdeos ha estado asociado con Proyecto Crecer desde el 2004.

Burdeos se coronó campeón de la liga francesa en 2009, poniendo fin a un largo reinado del Lyon, y llegó a cuartos de final de la Liga de Campeones en el 2010. Así que ganar la titularidad en ese equipo fue difícil.

Sala se fue en préstamo a Orleans en la tercera división del futbol francés, donde anotó 19 goles en su única campaña. Pero Burdeos lo volvió a enviar en préstamo, esta vez al Niort, de segunda. Sala anotó 21 goles, incluyendo 18 en la liga, y Burdeos le dio una oportunidad en la Ligue 1.

Pero el argentino anotó solamente un gol en 11 actuaciones en la campaña 2014-15 y el club lo envió en préstamo al Caen, donde tuvo cinco en 13 partidos.

Como jugador, Sala era una paradoja. Aunque era alto y fuerte, era mucho más que un jugador directo. Para su estatura, Sala tenía un buen primer toque y era habilidoso como enlace.

Lo que carecía en velocidad, habilidad e instinto predador lo compensaba con actitud combativa, buena capacidad en el aire y un disparo acertado y poderoso desde fuera del área.

Por un tiempo, los clubes franceses parecieron indecisos sobre él, pero Nantes vio suficiente en el jugador para hacerle el foco de su ataque por 3 campañas y media. Sala respondió con una producción de 48 goles en 133 partidos y se volvió un favorito de los hinchas.

Los aficionados se reunieron el martes en Nantes para rendirle tributo a Sala. Algunos sostuvieron en alto la camiseta del equipo con su nombre y el número 9 en los dorsales, mientras que otros prendieron veladoras.

Durante el partido el miércoles entre el Paris Saint-Germain y el Estrasburgo, los aficionados en el estadio le brindaron una ovación.

También dejó su huella en Yacine Bammou, su excompañero del Nantes. Jugaron juntos por tres años y Bammou lo consideraba “como un hermano”. Vacacionaban juntos, e incluso pasaron un fin de semana en casa de Bammou en Marruecos.

Bammou dijo que habían hablado por teléfono el fin de semana pasado sobre su traspaso a Cardiff y que Sala sonaba entusiasmado sobre una nueva etapa en su carrera. Después de enterarse de la desaparición del avión, Bammou intentó contactarlo por WhatsApp la mañana del martes, con la esperanza de escuchar la voz de su amigo.

Después de anotarle al Caen en el duelo de la Copa de Francia del miércoles, Bammou tuvo problemas para encontrar las palabras y en el rostro se le veía el dolor.

“Cuando anoté, de inmediato pensé en él”, dijo. “Su nombre está grabado en el fútbol de Nantes”.


Continue Reading