Connect with us

El País

Castaños pide centros practiquen auditorías médicas implantes stent

Published

on

La prescripción de dispositivos en el ejercicio de la medicina debe estar avalada por evidencias clínicas suficientes para evitar el uso indiscriminado y sin criterios científico, lo cual se ha convertido en un práctica frecuente en el ejercicio.
Así lo aseguró el doctor Julio Amado Castaños Guzmán, presidente del patronato del Hospital General de la Plaza de la Salud (HGPS) y rector de la Universidad Iberoamericana (Unibe).
Castaños Guzmán se refirió a la investigación periodística relativa a la pertinencia o no de implantar dispositivos cardíacos, como los stent, sin que se de la opción al paciente de otras técnicas o la cirugía.
“Los factores que facilitan estas malas prácticas son principalmente el ejercicio individual de la medicina”, dijo Castaños Guzmán.
El educador médico asegura que cuando no se llevan a cabo las discusiones clínicas en equipos de trabajo y no existe una supervisión de protocolos clínicos se deja una ventana abierta a la discreción individual del médico.
Castaños Guzmán dice que se debe actuar con responsabilidad y dotar al centro de salud de las herramientas para evitar que el médico abuse y lleve a cabo el acto no ético y casi siempre por razones pecuniarias e de intereses económicos particulares.
“En en el caso de la colocación de dispositivo o stent coronarios el control para su buen uso se puede mejorar ya que la implantación se puede revisar en una auditoría, pues existe una grabación del procedimiento de las imágenes sobre las cuales el médico tratante toma la decisión”, dijo.

Auditoría. El educador pide que se deben establecer auditorías médicas como una herramienta que vigile la calidad en los centros de salud, “esto hará que haya un ejercicio ético”.
Se trata, dijo, de un instrumento de evaluación de proceso y accionar médico que recoge todas las evidencias sobre las cuales se llevó a acabo la prestación del servicio.
Excepciones. Castaños Guzmán asegura que pocos centros de salud en la República Dominicana llevan a cabo de manera sistemática las auditorías médicas.
Sin embargo, precisa que en el caso del HGPS, existe un departamento de calidad y monitoreo que revisa de manera permanente los casos, con lo cual se logra supervisar de manera detallada el accionar del equipo de salud.
Esto permite, insiste, revisar los eventos adversos y las prácticas no apropiadas, lo que permite tomar decisiones y aplicar consecuencias según los hallazgos.
Los centros. El tema de los implantes o stent se ha colocado sobre el tapete a raíz de las inquietudes de cardiólogos consultados por HOY, quienes tienen la preocupación que por la falta de supervisión a la calidad que existe en determinados centros, se registra una alta incidencia en los implantes o stent.
El país tiene 20 centros que han sido habilitados que son: Instituto de Cardiología, Corazones del Cibao, El centro Cardio-Neuro-Oftalmológico y Trasplante (Cecanot), Centro Cardiovascular Santo Domingo, Centro de Diagnóstico Medicina Avanzada y Telemedicina (Cedimat), HGPS, Centro de Cardiología Avanzada del Nordeste, Corazones Unidos Inc, Hospital Metropolitano de Santiago (Homs), Centro de Intervenciones Cardiovasculares (Cenicardio), Cardioendoneurovascular Group, Centro Cardiorenal del Cibao, Clínica Corazones Unidos SA y prestadora de Servicios Salud Segura.
Las grandes aseguradoras privadas no han ofrecido los datos relativos a lo que han pagado como ARS particulares por procedimientos cardiovasculares intervencionistas.
Las aseguradoras privadas pagan por los afiliados del régimen contributivo del Seguro Familiar de Salud (SFS)
Emergencia. Esta semana los especialistas en hemodinamia del país fueron llamados por la Sociedad de Cardiología a una reunión de emergencia para fijar posición con respecto a la investigación de este diario relativa al tema.
La doctora Claudia Almonte, presidenta de la Sociedad de Cardiología dijo que en las próximas horas darán a conocer la posición oficial de los hemodinamistas del país.
“En países en donde se investiga y un tema es cuestionado públicamente, la entidad profesional ordena hacer una investigación profunda”, dijo un técnico que tuvo contacto con el equipo de HOY, para tratar el tema en cuestión.
El contexto. En la República Dominicana, durante los últimos tres años se ha elevado la realización de cateterismos, angioplastias e implantes de stent en pacientes con obstrucciones en arterias.
Médicos argumentan que los pacientes son inducidos al implante de esos dispositivos sin que se les de la opción a otros tratamientos o intervenciones cardiovasculares.
Datos de la Superintendencia de Salud y Riesgos Laborales (Sisalril), obtenidos a través de la Oficina de Acceso a la Información, establecen que en ese tiempo se realizaron 20,507 procedimientos, de los cuales, las Administradoras de Riesgos de Salud (ARS) pagaron a los centros especializados RD$1,734,868,941.
De ese total, las ARS pagaron RD$493,872,307 en el año 2016; RD$650,695,544 en el 2017, y RD$590,301,090 en el en 2018. Solo la estatal ARS Senasa reportó que del 2015 al 2018 de 13,021 pacientes que son sus afiliados, 8,773 fueron cateterismos, 5,742 angioplastias y 12,000 stent implantados.
Esta semana, el doctor Miguel Montalvo, director ejecutivo del Consejo Nacional de Bioética en Salud (Conabios), aseguró que si se colocan dispositivos sin que el paciente tenga toda la información que se requiere, viola la ética médica y los principios hipocráticos. Pide revisar los principios.

 

Se puede más
Contrario a lo que se puede percibir, en la República Dominicana, todavía el implante de stent está por debajo de los índices de otras poblaciones similares, asegura el doctor Carlos García Lithgow, hemodinamista.
El problema
Para el cardiólogo, el gran problema en la República Dominicana radica no en la cantidad de stent que se implanten, si no en la no correcta decisión en la utilización del dispositivo. La práctica en la cardiología intervencionista evoluciona en forma vertiginosa, por lo que cree se debe trabajar en que la implementación de las nuevas técnicas se hagan correctamente.

Las ARS
A juicio del intervencionista, las aseguradoras deberían cubrir no solo la colocación de dispositivos, sino en la aplicación de tratamientos con ultrasonidos intravasculares y las guías de flujo intracoronarias. Esto permite que el médico tenga los índices que se pueden utilizar para el correcto uso de los dispositivos intracoronarios. Debería haber una revisión de gente experta, sin compromisos con particulares, sugiere García Lithgow.


Continue Reading