Connect with us

El País

Bioética: colocar stent innecesarios viola ética y merma credibilidad

Published

on

La realización de procedimientos que un paciente no necesita constituye una falta a la bioética médica y al juramento hipocrático, advirtió el director ejecutivo del Consejo Nacional de Bioética en Salud (Conabios), doctor Miguel Montalvo.
Montalvo se refiere a la investigación de HOY, en la que se plantea que existen muchos casos en los que se implantan stent sin que al paciente se les ofrezcan otras opciones terapéuticas que lo pueden favorecer.
El bioeticista considera que la práctica de hacer procedimientos innecesarios mata la confianza del paciente en el médico, pues se trata de personas que por la enfermedad son vulnerables.
“La acción de realizar tratamientos innecesarios o no indicados representa una violación no solo a la bioética, sino también a la ética profesional, valores humanos y al juramento hipocrático”, analizó el médico.
Es vox populi que en la República Dominicana se realizan procedimientos cardiovasculares con implantación de stent en forma excesiva. Esto coloca al paciente en condiciones de dependencia a medicamentos de por vida.
Cuando a un paciente se le colocan hasta seis dispositivos se le niega la posibilidad de que esa persona sea sometida a una cirugía, que en ese caso podría ser una mejor opción, coinciden cardiólogos consultados por HOY.
Violaciones. Con respecto a las violaciones que cometen médicos vinculados a la práctica de implantar stent innecesarios, el bioeticista aseguró que constituye una falta a los postulados del Juramento Hipocrático.
“Estableceré el régimen de los enfermos de la manera que les sea más provechosa según mis facultades y a mi entender, evitando todo mal y toda injusticia”, cita el juramento.
Asimismo, insiste en el afamado juramento, “me libraré de cometer voluntariamente faltas injuriosas o acciones corruptoras”.
Montalvo dice que cualquier médico que lleve a su paciente a un procedimiento sin la debida orientación e información, viola los fundamentos bioéticos establecidos por el principialismo, que establece actuar siempre en beneficio del paciente haciendo el bien.
Además, plantea, nunca realizar actos contrarios al bien de los pacientes, es decir “No hacer el mal”.
El director ejecutivo del Conabios cree que los médicos deben estar apegados al principio de justicia distributiva, que significa, dar a cada uno lo que corresponde, de acuerdo a sus necesidades.
“Otro principio que puede violentarse es el de autonomía, que se refiere a la decisión del paciente y de sus familiares responsables”.
Montalvo asegura que los profesionales de la salud deben estar apegados a la honestidad como uno de los valores indispensables para el ejercicio de la medicina.
“Los pacientes son grupos vulnerables, confían en la honestidad del médico que los atiende y si descubren que este no es honesto, perderán la confianza en todos los médicos, lo que provocará que consideren que siempre se les está mintiendo y engañando con respecto a su diagnóstico o tratamiento”, advirtió.
Quitan códigos. Datos obtenidos ayer por HOY, dan cuenta que en las últimas 48 horas, varias aseguradoras han suspendido los códigos o autorizaciones para hacer procedimientos cardiovasculares a por lo menos cuatro centros, dos en Santo Domingo y otros dos en la ciudad de Santiago. El tema se conoce entre cardiólogos y compañías que venden los dispositivos cardíacos.
El país tiene 20 unidades de hemodinamia, las cuales están ubicadas en Santo Domingo, Santiago, Moca, San Francisco de Macorís, La Vega y La Romana.
Funcionan con la habilitación del Ministerio de Salud Pública, pero expertos como los doctores Bernardo Defilló, Fulgencio Severino y Ernesto Díaz Álvarez, consideran que se debe vigilar la calidad y la preparación de médicos y técnicos que trabajan en estas unidades.
Al Viceministerio de Calidad correspondería el seguimiento a los controles de calidad, lo mismo que a las ARS y a la Sisalril. Hasta el momento solo con la habilitación basta, porque las autoridades no profundizan en la verificación de la calidad.
El instituto De los pacientes del Senasa, la mayor cantidad de cateterismos y angioplastias los atiende el Instituto Dominicano de Cardiología (IDC), una institución con 55 años de existencia.
El IDC tiene el 25% de los afiliados del Senasa, y atiende a los afiliados subsidiados del Estado.
El Instituto tiene un programa que ha llamado “Salvando Vidas 24/7”. Desde abril del año 2017 han logrado salvar de infartos a 315 personas, asegura el doctor Ernesto Díaz Álvarez, pasado director.
Lo más importante para el personal médico, asegura Álvarez, es que allí llegan los pacientes que tengan algún síntoma compatible con infarto, de inmediato el personal médico lo interviene y se evita el infarto, sin pedir seguro ni dinero por adelantado. “Los pacientes se atienden tengan o no tengan dinero”.
Los datos. Informaciones obtenidas en Senasa, a través de la Oficina de Acceso a la Información Pública, establecen que durante los últimos cuatro años, de los 13,021 afiliados por los que pagó el seguro estatal, registró 11,711 angioplastias, 9,842 implantación de stent y 8,773 cateterismos. Durante los últimos cuatro años, la República Dominicana evidencia un registro vertiginoso de cateterismos, angioplastias y colocación de stens en pacientes que real o supuestamente necesitan un procedimiento cardiovascular.
La Superintendencia de Salud registra 20,507 procedimientos durante los años 2016-2018. Cifras obtenidas en Sisalril, a través de la Oficina de Acceso a la Información, relativas a los últimos tres años, establecen que las aseguradoras han pagado por cateterismos, angioplastias y colocación de stens, RD$1,734,868,941.


Continue Reading