Connect with us

Adalberto de la Rosa

Barrio Lindo está feo sin escuelas ni calles asfaltadas

Published

on

Poco más de 200 niños de Barrio Lindo, en San Felipe de Villa Mella, reciben docencia en ranchetas estrechas y calurosas que paga la comunidad, mientras esperan desde hace siete años, la terminación de un moderno plantel que inició el gobierno.

La lucha por el plantel se inició hace 15 años y la “Revolución Educativa”, con todo y el 4 % no ha logrado transformar la realidad y los estudiantes de primaria reciben el pan de la enseñanza sin las condiciones humanas para desarrollar su intelecto. Las “aulas” tienen entre 35 y 40 estudiantes y cada vez que llueve el agua se filtra por la cantidad goteras que tienen.

Daniel Delgado es presidente de la Junta de Vecinos Barrio Lindo y cuenta que para que los niños puedan recibir clases la comunidad tiene que pagar el alquiler de tres destartalados locales: uno en RD$ 1,700, otro en RD$ 1,500 y uno más de RD$ 1,200.

Hace cinco años que se habló de la inauguración del plantel, pero cuando investigaron estaba a medio talle. El ingeniero que inició la obra trabajaba con intensidad para terminarla, pero hace cinco años murió de un infarto y desde entonces se trabaja a paso de tortuga.

Informa Delgado que lograron llevar al sector al viceministro de Educación, Luis de León, quien gestionó la continuación del plantel que tendrá 27 aulas y un comedor y desde entonces tres personas se ve trabajar en el lugar “de vez en cuando”.

Josefa Concepción es madre de varios niños, y cuenta que cada vez que llueve debe envolverles lo zapatos en fundas, debido al lodazal que se forma.

“Vivimos en precariedad, los niños no tienen posibilidad de educarse dignamente cuando llueve, entonces es un caos total, los niños no pueden venir a la escuela si no es con fundas en los pies y llegan a la casa todos sucios”.

Las calles están empedradas

Las calles nunca han visto asfalto. Algunas tienen contenes, pero por donde se camina son espacios empedrados, en caliche, sin nivelación. Yeury Almonte Guzmán, joven dirigente del sector, indicó que han hecho diligencias para que se atienda ese y otros reclamos, pero de nada han servicio.“La situación como se encuentra es infrahumana”, dice. Otro problema es una cañada que atraviesa el sector y que despide malos olores, sobre todo cuando llueve porque en la parte alta depositan todo tipo de inmundicias y afecta la salud de niños, ancianos y demás persona que viven en la parte baja.


Continue Reading