Connect with us

Cárceles

Alertan sobre daños que ocasionaría construcción nueva cárcel La Victoria

Published

on

Ahora que la Procuraduría General de la República se apresta a dar los primeros pasos para la construcción de la “nueva cárcel La Victoria” en la comunidad Las Parras, en el municipio de Guerra, han salido varios grupos de ambientalistas y comunitarios que denuncian serias amenazas que el proyecto podría acarrear al medioambiente y a los residentes en la empobrecida zona.

Según declaraciones de Teodoro Lara, coordinador del Grupo Ecologista Tinglar, los desarrolladores del proyecto han comenzado con el desmonte de vegetación y a abrir trocha en el entorno donde está el Sistema Lacustre de la Sabana del Guabatico, formado por humedales y unas cinco lagunas que podrían verse afectadas si no se toman las medidas correspondientes.

Además, alerta de que en la zona en donde se pretende construir el proyecto penitenciario es donde nace el río Brujuelas, un importante caudal considerado por especialistas como el único río en el país que nace y muere en llanura, y cuyo principal caudal es subterráneo.

“Nos preocupa que han comenzado a operar en las cercanías de las lagunas con severos movimientos de tierra y acciones de desmonte, sin haber sometido ni siquiera los términos de referencia (TDR) para los Estudios de Impacto Ambiental que establece la Ley 64-00. Hasta ahora no hemos tenido información suficiente que nos de tranquilidad respecto al impacto ambiental que podría tener sobre los humedales esa construcción”, expresa Lara, quien también es miembro de la Comisión Nacional Ramsar, creada por el Presidente de la República mediante el Decreto 338-13 para protección ambiental de la zona.

Dijo que han planteado sus inquietudes a las autoridades de la Procuraduría General de la República y al Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales y no han recibido ninguna respuesta.

“Es un gran proyecto que, de entrada, nosotros apoyamos, pero tiene una parte que nos preocupa, que es el impacto ambiental sobre los humedales del Guabatico. Todas las lagunas son zonas donde habitan diferentes especies amenazadas, algunas de ellas muy importantes por la escasa población mundial que hay de ellas”, aseguró el ecologista.

Reclamos por desalojos

Pero no solo hay quejas por los daños que el proyecto podría causar al medioambiente, también afectaría a unas 27 familias que viven en la zona y que, supuestamente, están recibiendo amenazas de ser desplazados de manera forzosa.

Una de las que dicen ser amenazadas es Eladina Javier Torres, una anciana de 80 años, quien asegura que nació y se crió en la comunidad donde se construirá el proyecto. La señora cuenta que en las tierras de donde “la quieren sacar” murieron sus abuelos y sus padres, y es también el lugar donde ha criado a sus hijos y a sus nietos.

Expresa que son más de 100 años que tienen en esas tierra y que no dejarán violentar sus derechos adquiridos.

Víctor Santana, presidente de la Asociación de Agricultores de Las Parras de Guerra (Asadepague), también dice que su grupo está amenazado. Dice que no se opone a la construcción de la cárcel, pero no está de acuerdo con que les quieran destruir los cultivos de plátanos, cacao, yuca, entre otros.

Hubo un grupo de personas que llegaron en un autobús a Las Parras, y con pancartas en mano, llamaron la atención de las autoridades para que “por ningún motivo” se deje de construir el proyecto en la comunidad.

Sobre la nueva cárcel La Victoria

Se proyecta construir el nuevo centro en Las Parras de Guerra, con capacidad para 8,592 hombres y 665 mujeres. Según lo que han anunciado las autoridades, el lugar dispondrá de espacio para que empresas se instalen y empleen la mano de obra de los internos. Asimismo, contará con el primer hospital penitenciario del país. Diario Libre trató de conseguir la reacción tanto de la Procuraduría General como del Ministerio de Medio Ambiente sobre el tema. En ambas entidades se comprometieron indagar y responder en la próxima semana.


Continue Reading